Inédita

Entonces la chica, morena, fondona y bajita, con cara de pocos amigos y gafas, soltó la retaíla típica de todas las feministas amargadas que se creen intelectualmente superiores por haber leído dos libros y visto tres o cuatro películas. Guardó en su mochila vintage una Moleskine (casi sin estrenar, símbolo de un extraño fetiche por la papelería cara) y miró de reojo un iPhone (con una funda que, más que una funda, era una forma de decir “…pero tengo mucha personalidad”). Suspiró impaciente, esperando una respuesta a una pregunta que no había entendido demasiado bien (hablaba muy rápido y tenía un deje de acento del norte que me resultaba confuso). Sin embargo, había algo curioso en su forma de mirarme, insoportablemente intensa y en su olor a café y perfume barato.


No Responses Yet to “Inédita”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: