El sexo de los ángeles.

20Ene11

El estudio es una actividad solitaria. Por mucho que hagas grupos de estudio, vayas a una Biblioteca o te traigas a tus pobres amigos a casa, cuando estudias, estáis solos: tu cabeza y tú (bueno, y tus apuntes, pero esos no es que te digan mucho).

Cuando estás en modo-exámenes, descubriendo los placeres de la procrastinación y otros actos satánicos, vives un poco más solo. La angustia, la imposibilidad de sentir empatía, la preocupación, el estrés se mezclan entre el material escolar. Cuando estás estudiando, te planteas tu existencia por activa y por pasiva. ¿Por qué estudio esto? ¿Para qué hago una carrera? ¿Qué me aporta a mí saberme el Estatuto de la Televisión? ¿Qué habrá para cenar? Qué guapo es el chico de Nespresso…

Cuando estás de exámenes, no estás. No haces lo que tienes que hacer y haces lo que no debes. Ver una serie se convierte en un premio y un castigo; limpiar y ordenar el salón en una necesidad vital; estudiar el proceso de deformación de un chicle en algo fascinante. Estás, pero no estás.

Yo mejor me vuelvo a los problemas en la descentralización en la televisión de los noventa.

Fascinante.


Anuncios


No Responses Yet to “El sexo de los ángeles.”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: