Pues ya que preguntas…

10Ene11

¿Qué tal?

Pues, mira, mal. Para qué te voy a contar otra cosa. Tengo 20 años (ya casi veintiuno) y vivo mi vida como si fuese prestada. Estoy cansada y asqueada. A veces me da por romper cosas o tirar otras y tengo un aura un poco gris. En ocasiones (raras)  noto que me duele un órgano no identificado más o menos entre el estómago y los pulmones (y es presagio de algo malo). De vez en cuando me quito las gafas para no tener que verme tan claramente en el espejo. Soy insoportable en dosis elevadas (como cuando tomas mucho café y luego te duele la barriga).

No tengo motivos para quejarme porque soy una niña de clase media-alta, mimada, educada en los valores del feminismo y el progresismo social (eso sí, siempre con dinero en la cuenta, no vaya a ser). Tengo pocos amigos, pero son como de la familia. Tengo una familia paraquétevoyacontar que apoya casi todo lo que hago (con tal de que no haga mucho ruido). Consigo casi todo lo que quiero y cuando quiero y sigo teniendo berrinches.  No tengo motivos para quejarme porque he tenido una buena educación, libertad y una infancia feliz, tuve muchos juguetes y muchos libros. No tengo motivos para quejarme porque tengo un techo, una cama y comida caliente cada vez que quiero comer (eso más rica que un porcentaje elevadísimo de la población mundial).

Soy terriblemente imbécil. Y egoísta. Y egocéntrica. Y malcarada. Y negativa. Y pesimista. Y siempre estoy enfadada. Y no soy nada agradecida. Y así, tengo que vivir conmigo todos los días, pero no me puedo quejar, porque, en realidad, no tengo motivos. Lo que más enferma me pone es que tengo que conformarme con esto y, peor aún, ser feliz. Ni si quiera sé hacer eso, ni cómo. Tonta, tonta, tonta.

Anuncios


One Response to “Pues ya que preguntas…”

  1. 1 C

    Te equivocas.
    Te equivocas radicalmente. Eso de lo que hablas no es ser tonta: es ser HUMANA.

    Tener una vida que sabes es mejor que la de la mayoría y aún así sentir, que, aunque te digan que está mal, necesitas estar enfadada con el mundo.

    Pues te voy a contar un secreto: tienes derecho a estarlo. Porque es natural, y seguramente hasta químico. Porque la felicidad constante es plana, aburrida, falsa. Y, seguramente el motivo más importante: por que sí.

    Ahora bien: sí, tienes una vida con muchas cosas buenas y algunas malas. y no, no tienes que conformarte con esto, hay muchas cosas que puedes cambiar.
    y una vez más sí, si tienes que ser feliz, porque ser feliz es lo único que existe, y por que no tienes nada mejor que hacer. piensa en lo poco que vamos a estar aquí, en lo pequeños que somos…no hay, no puede haber nada más importante que ser feliz.

    He dejado para lo último lo más importante: eres, sin ninguna duda, una de las personas que más me han impactado de mi etapa universitaria, una de las mejores personas/amigas que conozco y alguien que quiero que siga en mi vida cuando tenga 40, 50 60, y hasta 100 años (si llegara o llegase).
    TE QUiERO.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: