there she goes again.

12Ago10

Convenciones sociales

El tío que canceló My So-Called Life. El maldito disco de Velvet Underground. Geena Davis en Thelma y Louise. Las drogas honestas. El sonido de las flip-flop de dos dólares. El café en masa, el dolor de muelas. Los mensajes de texto perdidos en el Atlántico. Los tatuajes invisibles pagados con Visa. El olor a lejía barata. El que estableció los límites de lo aceptable. Los defensores de la verdad y la justicia. Los cuentakilómetros, los esmaltes hortera, el exceso de ketchup.

Hoy, todo me recuerda que estoy demasiado lejos. En una especie de limbo donde todo es posible y que las consecuencias, joder, las consecuencias están a miles de millas. Hoy puedo pensar, decir y hacer lo que me dé la gana porque estoy en la otra punta del mundo. Y Dios, esta libertad sabe demasiado bien.

Anuncios


No Responses Yet to “there she goes again.”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: