(humildad)

05Jun10

Y de entre todas las mentiras, la suya era la más grande.

A su alrededor, exhaustos, las miradas de los que ya no estaban. (En su defensa diría -tiempo después- que se habían marchado por voluntad propia). Dentro, estoicos, los suspiros de los momentos en los que se había sentido sido feliz. (En su defensa se repetiría -sin mucho éxito- de que tampoco habían sido tan felices)

-Un café con leche.

-…

-La leche fría. Y sacarina.

Han pasado 256 días desde la última vez en que se reconoció en el espejo. Idiota. 256 días meciéndose en la inexistencia de la inercia, pagando la hipoteca del tedio. Y de entre todas los mentirosos, tú eres la más grande, dices, mientras apagas el despertador a las seis -ya no sabes qué se siente al no estar cansada-.

-…

-Lo tendré para las 5.

Mientes. Mientes al rodear las películas en la cartelera (nunca las vas a ver). Mientes con disciplina sibilina, con la certeza de saber que tampoco sabes cuál es la verdad. Y no importa, hoy sales antes. A lo mejor puedes ir a tomar unas cañas (¿pero tú no odiabas la cerveza?) y dormirte en el sofá.

Anuncios


No Responses Yet to “(humildad)”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: