Morfeo

28Jun09

El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien, sino en el deseo de dormir junto a alguien.

Hoy me han despertado. Mi madre me ha devuelto al mundo (gris, gris, gris) con un portazo y un grito (¿dónde queda la suavidad del amor maternal?). Y en el espacio de un segundo te he vuelto a buscar (y no estabas).

En mi cama, tan grande y tan rosa, la insportablemente incómoda presencia de nadie. Nadie. Me he despertado buscando el olor a leche y frutas de tu pelo y no he encontrado nada. Me he despertado buscando el tacto tu piel dónde sólo había sábanas (sábanas que envidian tu piel terciopelo).  Me he despertado buscando el sonido acompasado de tu respiración con la mía (un ronroneo de complicidad) buscando tus ojos en los míos, buscando el sabor de tus labios en los míos.

Y sólo he encontrado a Nadie.

Me he despertado y he esperado. He mirado la hora (las once,  joder, las once) y me he dado la vuelta.



Anuncios


No Responses Yet to “Morfeo”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: