La moneda del suelo

01Dic08

…y otras cosas que no habría hecho nunca.

Ayer por la mañana tiré accidentalmente una moneda de 20 céntimos al suelo. El ruido metálico me distrajo unos instantes y no la recogí. El suelo parecía estar demasiado frío.

Ayer, a la hora de comer, mientras me calzaba, volví a distraerme por el brillo dorado de la moneda, pero no la recogí: tenía prisa y no quería agacharme. El suelo parecía estar demasiado lejos.

Ayer por la noche, mientras me ponía el pijama, la forma casi floral del moneda volvió a distrarme [¿Por qué la habrán hecho así?] pero no la recogí: tenía muchísimo sueño. El suelo parecía demasiado incómodo.

Todo esto es impropio de mí. Yo, Carolina multifunción, tiendo a mantener las cosas en orden. Me gusta el orden y la limpieza. Me gusta abrir un cajón y encontrar las cosas en su sitio, tener recambios para todo, no encontrar pelusas en lugares insospechados y la ropa organizada. Pero ¡OH! la semana pasada no hice la colada y ¡OH! no tengo recambio de tinta negra. Muchos pensarán que todo esto se debe al agobio universitario, pero yo sé que no es así. Estoy cambiando.

¿Cambio para bien, o para mal? Puede que deje de ser una loca neurótica, pero, si cambio en cosas que formaban parte de mí, ¿en qué me voy a convertir? No estoy haciendo lo que solía hacer, veo demasiado y no veo nada. Quiero demasiado y no quiero nada. No sé lo que quiero.

I’m not over – Carolina Liar

Anuncios


No Responses Yet to “La moneda del suelo”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: